.slideshow-container { width: 220px !important; height: 180px !important; }

sábado

Uso del rebozo


Siempre es bueno saber que no estamos solas, especialmente cuando se está comenzando a usar el rebozo y aún más cuando está de por medio nuestro más valioso tesoro: nuestro hijo.
Es por eso que hoy les comparto un artículo que estoy segura les va a ser de mucha ayuda. Agradezco la confianza, el interés y el tiempo de Barbara Wishingrad al compartir tan sabios consejos.

Uso del rebozo

Escrito por Barbara Wishingrad

IDEAS Y RECOMENDACIONES PARA EL USO SEGURO Y PRÁCTICO DEL REBOZO

Así que has decidido cargar a tu bebé haciendo honor a la larga tradición del rebozo (chal de tela). Aquí tienes algunas recomendaciones para asegutarte de que la experiencia sea segura y feliz para ustedes dos.




* Cuando pongas a tu bebé en un rebozo por primera vez, hazlo en un momento en que esté relajado y feliz, o un poco adormilado, pero nunca cuando esté molesto, berrinchudo o cuando tenga hambre. Puedes tratar de poner al bebé en contacto con el rebozo unos días antes, ya sea atándolo o envolviéndolo contigo como en un chal, arrullándolo en él durante su siesta, etc. De esa manera el bebé comenzará a disfrutar de la suave tela y el rebozo se impregnará de tu aroma antes de que lo uses de un modo diferente.

* Durante las primeras horas que uses el rebozo, sostén a tu bebé con ambas manos. La mayoría de los padres hacen esto instintivamente y muchos siguen haciéndolo así cuando no necesitan tener las manos libres. Yo siempre sentí que era más natural abrazar a mis bebés a través del rebozo mientras caminaba por la calle, iba de compras o los amamantaba.

* Sostener o abrazar a un bebé es diferente de cargarlo o levantarlo ya que se deja que el peso recaiga en el chal mientras se tienen las manos libres para añadir protección y comodidad. A medida que ustedes dos se vayan acostumbrando a esta nueva manera de cargar, se irán sintiendo más seguros, sabiendo lo mucho que tus amorosos brazos están todavía disponibles.

* Dejar que la bebé en el rebozo se mezca al ritmo del suave vaivén de tu cuerpo, es una buena manera para que se calme y se relaje. Una vez que ustedes dos se hayan acostumbrado al rebozo, descubrirás que esta es una de las maneras más rápidas y fáciles de tranquilizarla aunque haya estado inquieta hasta el momento en que la cobijas y la paseas contigo. Entonces, sólo es cosa de minutos para que empiece a arrullarse y se duerma. Balancearse hacia atrás y adelante o caminar a paso regular, aunque se esté en un ambiente ruidoso o ajetreado (como al ir de compras o por la calle), crea la sensación de sosiego a la que los bebés responden tan rápidamente.

* Las primeras veces que uses el rebozo (excepto con recién nacidos), saca a tu bebé del rebozo antes de amamantarlo, pues no hay que tratar de introducir demasiados comportamientos nuevos a la vez-- a menos que esto les resulte muy natural a ti y al bebé, lo que bien puede suceder! Entonces, puedes cubrir la cabeza de tu bebé para amamantarlo discretamente en público, sabiendo que la tela le permite al bebé ver y respirar, lo que le ayuda a sentirse seguro y cómodo al mismo tiempo.

* Recuerda que hay que alternar el hombro sobre el que se usa el rebozo, y que no se debe usar por más de dos horas cuando nos estamos acostumbrando a él. También es importante darle al bebé acceso al otro pecho después de un par de horas o de alimentos, para que la leche siga fluyendo por ambos lados en cantidades óptimas. Los recién nacidos a menudo comen un poco y dormitan a ratos cuando están dentro del rebozo. Yo he descubierto que pueden hacer esto de un solo seno por más de cuatro horas, mientras los dos siguientes alimentos completes o las próximas horas de probaditas se le den del lado contrario. Los bebés pequeños que necesitan que se les saque el aire después de cada alimento parecen estar más relajados en el rebozo y el acceso constante al seno, tomando pocas cantidades a la vez, posibilita el amamantarlos sin hacerlos eructar como de costumbre y se puede lograr que el amamantamiento y el sueño sean plácidos.

* No Ileves a la bebé en ninguna posición de frente mientras estés cocinando o Ilevando comida o bebidas calientes, aunque está bien comer mientras la estés cargando; cocina solamente con la bebé a tus espaldas cuando puedas mantener tu actividad a un brazo de distancia de manitas curiosas.

* Nunca Ileves al bebé en rebozo al andar en bicicleta, en motocicleta, a caballo o en un vehiculo en movimiento, con excepción de aviones o trenes. Un rebozo cabe fácilmente en tu bolsa, en tu mochila o en la bolsa de pañales y puedes poner al bebé en el rebozo cuando llegas a tu destino.

* Cuando dobles esquinas o pases por puertas, ten cuidado de que la cabeza o el cuerpo de la bebé no estén muy defuera para que no se golpeen contra la pared o el marco de la puerta. Siempre ten presente que la cantidad de espacio que necesitas para moverte incluye el bulto de la criatura que estas llevando. Con un niño mayor en la espalda, puedes pedirle que se agache o darte cuenta si cabe a través de los lugares por los que pasas mientras pongas también mucha atención.

* Los niños que empiezan a andar pueden agarrar objetos peligrosos o rompibles cuando están en rebozo. Aunque eso rara vez pasa, debes estar constantemente alerta, en especial si lo llevas sobre la cadera o la espalda. Puedes mantenerlo enfocado haciendo que coopere con tu actividad o darle un juguete que puedes amarrar a los flecos de tu rebozo, manteniéndo siempre al niño a un brazo de distancia de posibles riesgos.

* Los papás pueden disfrutar mucho al cargar a los bebes cuando éstos están lo suficientemente grandes para montarse de caballito, amarrarlos y echarse a andar con ellos a cuestas.

* Si necesitas agacharte cuando estás llevando a la bebé, no dobles la cintura, sino las rodillas; al recoger algo con una mano cuando la estás cargando al frente o en la cadera, detenla con la mano que tienes libre.

(c) 1995, 1999 The Rebozo Way Project

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada